RSS

viernes, 23 de enero de 2009

Las perlas son producto del dolor...

Las perlas son producto del dolor, resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable en el interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena.
Las perlas son heridas curadas...
En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar.
Cuando penetra en la ostra un grano de arena las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra.
Como resultado, se va formando una hermosa perla. Una ostra que no fue herida de algún modo no puede producir perlas, porque la perla no es otra cosa que una herida cicatrizada.

¿Te has sentido lastimado por las palabras hirientes de alguien?
¿Has sido acusado de haber dicho cosas que nunca dijiste?
¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas?
¿Has sufrido los golpes de los que preconciben indebidamente?
¿Has sido objeto de la indiferencia?

Entonces... ¡PRODUCE UNA PERLA!
Cubre tus lastimaduras con varias capas de amor.
Son pocas las personas que se interesan por estas disciplinas.
La mayoría sólo aprende a cultivar resentimientos dejando sus heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres, que impiden que las lesiones cicatricen.
En la vida real vemos muchas 'ostras vacías' no porque no hayan sido heridas, sino porque no supieron perdonar, comprender y transformar un dolor en amor.
Vale la pena sonreír ante las lastimaduras que recibimos, como un medio de crecimiento personal.

Imprimir este post

19 comentarios:

Bego dijo...

Hoy he leído esto y he pensado que si, que es muy cierto, pero muchas veces resulta difícil perdonar, olvidar y dejar que la herida cicatrice.

SILVIA dijo...

HOLA BEGO¡¡
ES EXELENTE ESTE RELATO, SIEMPRE HABRA ALGUIEN QUE NOS LASTIMARA, PERO SI TENEMOS LA FORTALEZA DE ENFRENTAR ESO SIEMPRE CON UNA SONRISA , NOS DOLERA MENOS ¡¡¡
GRCIAS POR SUMARTE AL BLOG NUEVO ¡¡¡

alma máter dijo...

...pues si, resulta dificil. A veces es el tiempo el que nos ayuda.
Un besote.

Adolfo Payés dijo...

Muy hermoso lo que has escrito, gracias por compartirlo..

saludos fraternos

Delia dijo...

A mi no me cuesta mucho perdonar, olvidar y dejar que mis heridas cicatricen, lo que me cuesta es volver a confiar denuevo en las personas.
Me cuesta demostrar mucho mis sentimientos y abrirme a las personas, pero una vez lo hago, lo doy todo.
Lo que siento es no ser una ostra, ya que si cada lagrima es una perla, yo seria millonaria.
Hoy me han demostrado que si que tengo amigos y cambio todas mis perlas por este gran tesoro llamado AMISTAD.
Desde aqui te doy las gracias Bego, Cati, Margot, Marta y al resto de personas que hoy pasaron un mal rato junto a mi. GRACIAS

Bego dijo...

Delia, un abrazo y cuidate.
Sabes donde estoy.
Pasa un buen y tranquilo fin de semana.

VEDLY dijo...

Yo olvido pronto pero siempre queda la espitina y cuesta volver a confiar, con el paso del tiempo esa espinita se cura y vuelve a ser como antes.

Soy así por mucho daño que me hagan siempre acabo perdonando y olvidando.

Pero eso con el tiempo.

Un beso

Bonito relato

CONRA dijo...

Siempre me ha gustado la historia de la ostra. Cómo crea su protección, (como tú explicas) y a consecuencia de ello, va creciendo poco a poco la valiosa perla.
Gracias por invitarnos a recordar y a meditar.
Abrazos y buen fin de semana.

Nataly dijo...

Claro Bego que tenemos que ser como las perlas, y es verdad que muchas veces es dificil perdonar y olvidar, pero cuando se logra es tan lindo, y luego uno se siente en paz, y estar en paz con uno mismo es maravilloso!!!

Feliz viernes!!!!!

Lobita Esteparia dijo...

Querida Bego, me encanta leer tus escritos, me dan ánimos siempre que los leo, que razón tienes. Devolver mal por bien. Dar amor a manos llenas para poder recoger algo...Y claro que se recoge. Un saludo y espero te vaya bien todo...

Lau0028 dijo...

Querida Bego...gracias por hacerme reflexionar y ayudarme a aprender a crear capas de amor sobre las lastimaduras...que tengas muy buen fin de semana!!! besos

amor dijo...

"la fuerza no es otra cosa que el dolor controlado, disciplinado", emily dickinson

un beso, yo

julia dijo...

Que bonito lo que cuentas y que sabio el consejo.
Un besazooo

Cin dijo...

Guau!!!!!!

Cuanta verdad...

Admiro lo bien que podes plasmar lo que uno siente en determinados momentos...

Gracias por esas palabras...

Súper Mami Modern dijo...

precioso bego... como siempre!!!!

ILUSION dijo...

Hola Bego¡

Bello relato¡¡¡ hay que aprender a perdonar para poder ser felices¡¡¡

Nieves Hidalgo dijo...

Precioso Bego, un millón de gracias por compartirlo.

Un beso.

Maru dijo...

Bego:
Es un relato muy interesante e invita a la reflexion, gracias por darnoslo.
Besos,
Maru.

Juan Edelfín dijo...

Es un magnífico mensaje; una fuente para reflexionar sobre nuestras actitudes. Me gustaría saber quiés es el autor o autora de esta maravillosa prosa.
J Matos

Vuestros lugares.


contador blog