RSS

domingo, 7 de junio de 2009

Decidí triunfar.


Noveleriando, o lo que viene a ser lo mismo, navegando por la red. Encontré lo que a continuación os dejo.
Como me ha gustado e ilusionado saber quien fue el autor y además me ha gustado lo leído, he querido compartirlo con vosotr@s
.


Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar...
decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas,
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución,
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis,
decidí ver cada noche como un misterio a resolver,
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades,
y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos,
aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar,
descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui,
me dejó de importar quién ganara o perdiera,
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener,
es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".
Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento,
"el amor es una filosofía de vida".

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados
y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente;
aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas...
aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad,
desde aquel día ya no duermo para descansar...
ahora simplemente duermo para soñar.


Walter Elías Disney.


Imprimir este post

24 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hermosa fuerza de voluntad no entregas en versos.. precioso..

te dejo mis saludos fraternos
un abrazo

besos

que tengas una semana maravillosa

Nataly dijo...

Es hermoso Beguito, yo lo tengo escrito en una hoja y debes en cuando la leo, te Juro que la primera vez que lei me encanto, Walt Disney era un genio!!!

Besitos y feliz domingo!!!!

alma máter dijo...

Precioso Bego. Me ha gustado mucho.

Un besote.

Laura dijo...

Es precioso Bego, gracias por hacermelo releer...a veces uno se olvida de estas cosas que te ayudan a seguir adelante! gracias! besos

Rossy dijo...

Me mató esa frase de "empecé a ser mi propia tenue luz...". Que hermoso e inspirador!

Gracias, Bego!!

Xochitl dijo...

Bego, no fue casualidad Walt Disney llegó tan alto... era una persona realmente sorprendente.

Besos!

SILVIA dijo...

precioso bego, no sabia que era de Walt Disney,si me permites lo voy a imprimir para tenerlo a mano
besitos y buen comienzo de semana

Angelet dijo...

¡Qué dificil, mare de deu, qué difícil! Vengo del blog de Cruz y también él se ha propuesto triunfar... Y yo también me lo propuse y me lo propongo cada día... Pero no basta con proponérselo, porque, como le he dicho a Cruz, muchas veces hay cosas que no dependen de nosotros...

Para lograr lo que propone Walt Disney creo que hay que tener una personalidad y un carácter determinado, y me parece que no todo el mundo lo tiene... Al menos, yo no... Y no lo tengo porque fui educada de una manera y me crié en un determinado ambiente que condicionaron mi personalidad y mi manera de ver la vida (aunque es cierto que, con la edad y las experiencias, esa personalidad y esa manera de ver las vida han ido evolucionando, pero han tenido que pasar muchos años para que pueda estar en condiciones más o menos aceptables para hacer frente al reto que plantea Disney...).

Mis padres, por ejemplo, me inculcaron que mi objetivo en la vida debía ser alcanzar la perfección... Triste vida me esperaba, y triste fueron los años en los que creí que mis padres tenían razón... Pero en estas condiciones, jamás habría podido triunfar...

Mi madre, para que no me subiera a la parra y no fuera una niña prepotente, me inculcó la idea de que era "mediocre": era una niña mona, pero con poco pelo, los ojos caídos, muy delgaducha, demasiado tímida y que no se me pasara por la cabeza que podía aspirar a miss mundo (todo esto venía a que quien me conocía me ponía por las nubes)... Y con 3 ó 4 años asumí que era del montón...

A ello se juntó que he estado luchando a muerte con mi madre, literalmente, porque ella quería que fuera de una manera y yo reivindicaba mi propia forma de ser... Y como decenas de veces me dijo que no era lo que ella había esperado de mí, me creó un complejo de inferioridad que de "mediocre" pasé a ser "una mierda".

Mi padre desapareció emocionalmente de mi vida a los 14 años, y se comunicó conmigo a partir de ese momento a través de mi madre... ¿Qué pensé? Que le había defraudado igual y que no me quería... Ya no era "una mierda": era "dos mierdas"...

Como mi madre me consideraba incapaz de dirigir mi propia vida (reconozco que mi adolescencia fue alocada), trató de imponerme qué debía hacer y qué no, y me rebelé haciendo lo que yo consideraba que debía hacer. De nuevo, me comunicaron que no era lo que ellos esperaban y que me consideraban un fracaso...

Sólo cuando me independicé y pude tomar las riendas de mi vida, decidiendo yo sola y dándome trompazos de espanto, pero aprendiendo las lecciones, licenciándome, doctorándome y logrando publicar yo sola mi tesis, haciendo frente a mis responsabilidades de todo tipo, asumiendo mis errores y sus consecuencias, y manteniéndome firme frente a mis padres, he logrado, al menos, que me respeten, que me acepten como soy, que valoren lo que he conseguido; y yo, por mi parte, que se rompa el cordón umbilican chantajista con el que me tenían atada, con lo que me he negado a discutir (y si mi madre tiene ganas de farra, cuelgo el teléfono y punto), y si intentan sus viejas estrategias del reproche, mientras yo no las comparta, he logrado que me resbalen como el aceite, aunque reconozco que todavía duelen un poquito...

Pero es ahora, a mis 41 años, cuando podría estar en condiciones de plantearme, y despacito, el decidir triunfar...

Porque no podemos olvidar que no nacemos solos, que llevamos genes que nos marcan, que nuestro entorno y la educación que recibimos deja huella, al igual que la educación y el entorno del colegio... Y que esa personalidad tiernecita puede haber sido dañada de por vida y que su evolución a lo largo del tiempo determinará la capacidad o no de la persona para poner en práctica los planes de Walt Disney o no...

Es mi humilde opinión, y puedo estar perfectamente equivocada, pero es lo que yo he vivido, lo que he sentido y lo que puedo contar...

¡¡¡Fantástica entrada, Bego, como siempre son todas las que escribes!!!

Un beso, mi cor!!!

Beatrizl10 dijo...

¡Qué bonito! Yo también acabo de decidir triunfar. Un abrazo.

Bego dijo...

Hay Angelet, y no te has dado cuenta con todo lo que has vivido, superado y logrado, que sin saberlo inconscientemente decidiste triunfar y que tu tenue luz ha brillado?
Porque yo en todo lo que acabo de leer, en todo lo que has tenido la bondad de regalarme con tus palabras, veo a una triunfadora por méritos propios.

Eres una LUCHADORA.

Amig@s, gracias por todos vuestros comentarios, os dejo un fuerte y caluroso abrazo.

diego dijo...

excelente reflexión, habra que hacerlo parte de mi conducta...

que estes muy bien...

un abrazito en posicion 3/4, te envio desde my blog.

MAYTE dijo...

Bego, un texto precioso lleno de reflexión.

Un beso.

MAJECARMU dijo...

De nuevo vengo a felicitarte por ese precioso artículo que nos anima a cumplir los sueños..

Mi querida Bego,te echo de menos y no quisiera perderte,porque se que eres una tremenda luchadora y formidable persona.

Un abrazo muy fuerte.
M.Jesús

Maru dijo...

Bego:
Es un texto muy aleccionador y motiva a sacar la fuerza interior que todos llevamos dentro para salir adelante ante cualquier circunsancia de la vida, gracias por compartirlo.
Besos,
Maru.

Angelet dijo...

Vengo colorada y con las manos temblorosas de la emoción a decirte "gracias, Bego, gracias de corazón", porque de verdad te digo que me ha llegado al alma ese premio que me has concedido por sorpresa... Me has pillado, mi cor, con todadas las murallas bajas, y la ilusión ha hecho su mella, y me siento como niña con zapatos nuevos... Pero para mantener la emoción, lo voy a guardar unos días... Para celebrar otra vez una fiesta para todos y nombrar "el día de dar premios"...

Gracias, de verdad, necesitaba una palmadita en el hombro, una palabra de aliento y una tierna caricia que me dijera "Venga, adelante, que nada dura cien años (ni hay cuerpo que lo aguante, jeje)"...

marikilla dijo...

Pues algo así siempre anima a coger el toro por los cuernos y empujar este mundo donde nos ha tocado vivir y convertirlo en un paraiso.
Besotes wapa!!!!!!

Mario Alexis dijo...

Un motivante escrito con una extrema dósis de sabiduría humana.
Disfrute plenamente de su lectura, un saludo cariñoso desde Honduras!!!

Alma Mateos Taborda dijo...

Qué maravilla de Blog! He pasado largo rato en este rincón tan bello. He disfrutado y reflionado y me voy llena de tu magia. Un paseo provechoso y emocionante ha sido el mío por este lugar. Gracias por dejar la puerta abierte y un abrazo de mi corazón al tuyo. Felicitaciones y felicidades. Enhorabuena tus premios. Muy merecidos!

Cin dijo...

uf!!!
Me carga de energias para seguir!!!
Gracias Bego!

MAYTE dijo...

Bego,cuando puedas pasa por mi blog a recoger una cosita.

Un beso.

Angelet dijo...

Como tenía ganas de volver a ponerme mi lindo traje de Co-Mamá-Noel y hacer uso de nuevo de las prerrogativas que el viejete me concedió hace una semana, vengo yo misma de parte de mí misma para decirte emocionada que tienes un hermoso regalo esperándote en mi blog. Y te dejo el link de la entrada para que lo encuentres fácilmente:

http://somosangelesenlatierra.blogspot.com/2009/06/premio-meme.html

Procuraré estar presente para entregártelo en mano y, así, seguir entrenándome (aunque ya estoy viendo que esto es pan comido) en mi nuevo puesto de Co-Mamá-Noel…

¡¡¡ENHORABUENA, MI VIDA!!!

MAJECARMU dijo...

Bego,te agradezco tu visita,tus sencillas palabras..Quiero que sepas,que..cuando no vayas a verme entenderé tus muchas ocupaciones..y no lo tendré en cuenta..pero te echare de menos siempre..

Un abrazo muy fuerte amiga.
M.Jesús

verdial dijo...

Nos ha llevado al mundo de los sueños con sus películas y dibujos animados, y ahora nos da una lección para seguir soñando... No podría ser de otra forma viniendo de un soñador como él.

Un abrazo

Mar dijo...

Muy bonito, me ha emocionado de verdad.
Un beso grandote.

Vuestros lugares.


contador blog