RSS

lunes, 15 de febrero de 2010

Mañana será otro día.

Una mujer que se llevaba muy mal con su esposo sufre un paro cardíaco. Casi a punto de morir, un ángel se presenta ante ella para decirle que, evaluando sus buenas acciones y sus errores no podrá entrar al cielo; y le propone permitirle estar en la tierra unos días más hasta lograr cumplir con las buenas acciones que le faltan.
La mujer acepta el trato y se encuentra otra vez en su hogar, frente a su esposo. El hombre no le dirigía la palabra porque hacía tiempo que estaban peleados. Ella pensó: me convendría hacer las paces con este hombre. Está durmiendo en el sofá, hace tiempo dejé de cocinarle.... Él ahora está planchando su camisa para salir a trabajar. ¡¡le daré una sorpresa!!
Cuando el hombre se va, ella empieza a lavar y planchar toda la ropa de él. Prepara una rica comida, pone flores en la mesa con unos candelabros, y un cartel en el sofá que dice: 'Quizá estés más cómodo durmiendo en la cama que fue nuestra. Esa cama donde el amor concibió a los hijos que me diste, donde tantas noches los abrazos cubrieron nuestros temores y sentimos la protección y la compañía del otro. Ese amor, aún con vida, nos espera en esa cama; si pudieras perdonar todos mis errores, allí nos encontraremos. Tu esposa' Cuando terminó de escribir el último renglón '.si pudieras perdonar todos mis errores'. Ella pensó: ¡me he vuelto loca! ¿Todavía voy a pedirle perdón?!
Él fue quién empezó a venir enojado de la calle cuando lo echaron de la fábrica y no conseguía trabajo. Yo tenía que arreglarme con los pocos ahorros que teníamos haciendo malabares y todavía tenía que soportar su ceño fruncido. Él empezó a tomar, aplastado en el sillón, exigiendo silencio a los pobres niños que sólo querían jugar. Él empezó a gritarme cuando yo le decía que así no podíamos seguir, que yo necesitaba dinero para mis hijos.
Él lo arruinó todo; ¡¿y ahora yo tengo que pedirle perdón?! Enfurecida, rompió la carta y escuchó la voz del ángel que decía: 'Recuerda: algunas buenas acciones y alcanzarás el cielo; de lo contrario, arderás eternamente en el infierno'.
La mujer pensó: -Valdrá la pena- y rehizo la carta agregando aún más palabras cariñosas: . 'No supe comprender nada entonces, no supe ver tu preocupación al quedarte sin empleo, luego de tantos años con un sueldo seguro en esa fábrica. ¡Debiste haber sentido tanto miedo! Ahora recuerdo tus sueños de 'cuando me jubile haremos.' ¡Cuántas cosas querías hacer al jubilarte!
Pude haberte impulsado a que las hicieras en lugar de obligarte a aceptar estar todo el día sentado en ese taxi. Ahora recuerdo aquella noche de locura cuando prendí fuego todas las telas de los cuadros que pintabas. En ese momento me enfurecía verte allí, encerrado en el galpón, gastando nuestro dinero en pomos de pintura para nada. Debí haberte impulsado a venderlos. ¡Eran realmente hermosos!
Estaba desesperada; yo también me sentía segura con el sueldo de la fábrica y no supe ver tu dolor, tu miedo, tu agonía. Por favor perdóname mi amor. Te prometo que todo será diferente. Te amo. Tu esposa'
Cuando el marido regresó del trabajo, ya al abrir la puerta notó algo distinto: el olor a comida, las velas en la mesa, su música favorita sonando suavemente y la nota en el sofá. Cuando la mujer salió de la cocina con la fuente en la mano lo encontró tirado en el sillón, llorando como un niño.
Dejó la fuente, corrió a abrazarlo y no necesitaron decirse nada; lloraron juntos, él la alzó en sus brazos y la llevó hasta la cama, donde hicieron el amor con la misma pasión del primer día. Luego comieron la exquisita comida que ella había preparado, mientras recordaban anécdotas graciosas de los niños haciendo travesuras en la casa.
Él la ayudó a levantar la mesa como siempre lo hacía, y mientras ella lavaba los platos, ¡vio por la ventana de la cocina que en el jardín estaba el ángel. Salió llorando y le dijo: - Por favor, ángel, intercede por mí. No quiero sólo a este hombre en este día. Necesito un tiempo más para poder impulsarlo con sus cuadros.
Te prometo que en poco tiempo, él estará feliz, seguro; y ahí si podré ir adonde me lleves.
El ángel contestó: - No tengo que llevarte a ningún lado, mujer. Ya estás en el cielo, te lo has ganado. Recuerda el infierno donde has vivido y nunca olvides que el cielo siempre está al alcance de tu mano.
La mujer oyó la voz de su marido que desde la cocina le gritaba: 'Mi amor, hace frío, ven a acostarte; mañana será otro día.' Sí - pensó ella- definitivamente mañana será otro el día. La semilla es pequeña, pero rompe cualquier piedra, cualquier roca y la hace florecer.



Imprimir este post

28 comentarios:

Bego dijo...

Por el amor, por la armonía, por la pareja, por el orgullo que a veces nos impide ser humildes ante el otro, pero sobre todo por la felicidad, solo vivimos una vez, y esta vez tenemos que exprimirla al máximo.

MAJECARMU dijo...

Bego,mi enhorabuena porque este post es una maravilla. Rompe con la rutina,con el orgullo,con la costumbre y esta mujer es capaz de comenzar a vivir dando lo mejor de si misma.

Así deberíamos ser..conscientes de nuestro destino y que está en nosotros el resultado final..!!

Mi abrazo y mi agradecimiento,amiga.
M.Jesús

Rossy dijo...

Que hermoso es saber reconocer nuestros errores, expresarlo abiertamente, y aprender a enmendarlos.

Muy bonito, Bego!

Besos :)

Soledad dijo...

Me encanto... es dificil reconocer los errores pero que bien se siente hacerlo.
Siempre con estos post tan emocionante y reflexivos, gracias. Besos.

Sandra Luz dijo...

Bellísima historia para reflexionar!Gracias por compartirla.

Besitos!

Juan dijo...

Muy buen post.
El cielo o el infierno lo tenemos con nuestra actitud.
El pesimismo, la depresión, la falta dinero, la impaciencia, la insolidaridad,la carencia de fe y el egoísmo hacen que vivamos en un terrible infierno.
Pero con amor, paciencia, cariño, solidaridad, comprensión y fe en el otro hacen que tengamos el cielo siempre a nuestro lado.

Paz & Amor para ti, amiga teldense, y que tengas un feliz fin de semana.

Juan Antonio

elizana dijo...

Hola Bego!! Una verdadera lección para empezar el día con otra actitud ante la vida. Me ha encantado esta historia, gracias por compartirla. Muchos besos y feliz fin de semana.

Nieves Hidalgo dijo...

¡Que post tan precioso, Bego!
Me ha emocionado de veras.
Realmente, somo un poco estúpidos, porque casi nunca nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que ya es muy tarde.

Gracias por ponerlo, preciosa.

un beso muy, pero que muy fuerte.

MAYTE dijo...

Lo importante es reconocer que nos hemos equivocado y dar marcha atrás, tenemos personas estupenda esperando.
Precioso texto.

Un beso.

Ceci (también Chechu) dijo...

Me emocioné mucho con este post, y la verdad es que de a ratos nos reconocemos en ese hombre y esa mujer.
Un abrazo!

refugioespiritual dijo...

Algunas peronas piensan que reconocer los errores es débilidad y por miedo a eso, se oculta y se queda bajo el orgullo.

Reconocerlos nos engrandece y nos permite liberarnos de sentimientos perturbadores.

Después cuando lo aplicas siempre ya pasa ha ser normal. Hay que verlo desde el sentimiento y no desde el punto de la mente.

Besos y lindo fin de semana.

..NaNy.. dijo...

Hola es lo que suele suceder cuando por el orgullo de cada uno no hablamos por no dar nuestro brazo a torcer. Saludos preciosa la historia

Mª José dijo...

Conseguiste que se me aguaran un poquito los ojillos
Que san Valentin sea muy generoso contigo
Besos de colores
En mi blog explico como quitar la palabreja de verificacion, que es una pesadez para dejar los comentarios(*:-)

Atenea dijo...

Bego, me ha encantado la historia que nos traes en este post. Es cierto que nuestra actitud no es a veces, la más acertada, pero lo impotante es que nos demos cuenta para intentar rectificar.
Me has hecho reflexionar y rearfirmarme aún más en la idea de que no somos perfectos, ni son perfectas nuestras acciones, pero yo creo que con amor y buena voluntad, dejando a un lado el orgullo, el rencor...y poniendo un poquito de comprensión por parte de cada uno, podremos avanzar en esta vida un tanto complicada a veces, pero lo suficientemente bonita como para aprovecharla y disfrutarla.
Un abrazo

*.Jessica.* dijo...

▅▅。▅▅。▅▅。▅▅。▅▅。▅▅ . ▅▅ ..
╘∞╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛


___0♥0♥_____♥0♥0,*-:¦:-*
_0♥0000♥___♥0000♥0,*-:¦:-*
0♥0000000♥000000♥0,*-:¦:-*
0♥00000000000000♥0,*-:¦:-*
_0♥000000000000♥0,*-:¦:-*
___0♥00000000♥0,*-:¦:-*
_____0♥000♥0,*-:¦:-*
_______0♥0,*-:¦:-*
_____0,*-:¦:-*
▒♥▒ Para
   ▒♥▒ quien
     ▒♥▒ tiene
        ▒♥▒ un
           ▒♥▒ Amigo,
              ▒♥▒ no
                 ▒♥▒ existe
                    ▒♥▒ La Soledad.

que tengas un lindo fin de semana y bello dia de la amistad 14/02/10
besitosss

╘∞╛╘∞╛╘∞ ╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛╘∞╛
▅▅。▅▅。▅▅。▅▅。▅▅。▅▅ . ▅▅ ..

Xochitl dijo...

Beguito está realmente hermoso, como he llorado por Dios !!! me sirvió para darme cuenta que yo tambien tengo muchas cosas que cambiar.

Un abrazo y feliz dia de san valentín !!

fiaris alfabeta dijo...

muy buena historia nos traes hoy amiga,un abrazo

Mónica dijo...

¡Qué linda historia Bego! Gracias por compartirla. Me he emocionado y todo en el momento en que el marido llega y lee la nota. Preciosa, y la verdad que nos da una gran lección.

Buen domingo y Feliz San Valentín!

Maru dijo...

Bego:
Me encanto este post, muchas veces nos ponemos en el plan de victimas sin darnos cuenta que los otros tambien estan sufriendo, esta historia es para reflexionar mucho y dejar de lado los falsos orgullos.
Feliz dia de San Valentin.
Besos,
Maru.

estrella dijo...

hola amiga en mi blog el castillo de mis regalos:http://regalitosconamor.blogspot.com/ hay un regalito para todos mis amigos puedes pasar, por el cuando gustes te dejo mi cariño, un abrazo y bendiciones con amor....luz estrella

MAMUCHA SILVIA dijo...

HOLA BEGO¡¡¡¡¡¡¡¡¡
ACA ESTOY RETOMANDO , ELBLOG,DESPUES DE LAS VACACIONES¡¡¡
QUEHERMOSA HISTORIA, PARA REFLEXIONARREALMENTE, SOBRE NUESTRA RELACION DE PAREJA Y ESA VENDA QUE A VECES SOLEMOS TENER¡¡¡¡
COMO SIEMPRE GUSTZO ENORME VISITRTE BEGO¡¡¡
BESOS¡¡

Flor dijo...

Precioso cuento!

Querida tienes un regalito en mi blogue.

Besiños

Flor

La seño Vanespecial dijo...

Ay Bego, que lindo!!!, se me han saltado las lagrimas y to!!!.
Y es que a veces, no hace falta morir para un infierno o un cielo...
me encantan estos "cuentos" que nos ayudan a reflexionar. Gracias por hacermelo conocer.

Un besazo enorme. ¡Feliz semana guapa!.

Doramas dijo...

Reconocer los errores es sano para todos

Anna dijo...

¡¡Que sentimiento mas puro expresas me encanta!! te ha quedado precioso, gracias por compartirlo. un beso guapa.

El Drac dijo...

Qué precioso relato romántico de los que me gustan sólo tengo un peq´ñísima observación, cómo había podido vivir ella tanto tiempo peleado con el marido y cuando decide amistarse, tiene tiempo para planchar lavar limpiar cocinar y adornar la casa. Es que no trabajaba y estándo peleada le quitaba el sueldo al pobre marido ¿no es cierto? Porque lo ideal hubiera sido que siga trabajando y además del trabajo haga todas esas cosas para ganarse el cielo (que es estar con el marido) Todas son iguales, se pelean con nosotros pero no se pelean con nuestro sueldo (todas se las saben)

Bego dijo...

Hola Drac, no quites el encanto a un relato tan lindo.
Quedémosnos con la enseñanza y no con los detalles que en realidad no son importantes, si limpió o ganó dinero es secundario, lo que importa aquí es el saber ver más hallá del orgullo y el rencor.

Un saludo.

ipecan dijo...

Me ha gustado mucho tu post.A menudo nos empecinamos en ver las cosas a nuestra manera y hay que ponerse en el lugar de los demás para tener una visión global del problema.

Y sobre todo nos iría mejor si utilizáramos nuestra energía en buscar una solución en vez de lanzar reproches continuamente.

Un saludo.

Vuestros lugares.


contador blog