RSS

domingo, 25 de mayo de 2014

Triste pero cierto, por muchos palos y decepciones que nos llevamos a lo largo de la vida, no nos hacen, o por lo menos a mi, duros como el acero para proteger los sentimientos.
Sólo espero lo mismo que doy, pero bueno, no queda de otra que seguir "madurando".

Esta vez me toca sentirme decepcionada.

4 comentarios:

Cheli dijo...

No estas sola en esto; a mi me esta sucediendo lo mismo, no aprendo; eso de creer en las personas al final, resulta que muchas veces termina en decepcion...

Pero sabes que? los decepcionados lo pasamos mal; pero luego pasa, poque tenemos buenos sentimientos; en cambio los que decepcionan tienen que vivir consigo mismo toda la vida, no te parece una carga muy pesada???

Pobrecitos!!!

Besos.

Bego dijo...

Amiga Cheli, gracias por tus sabias palabras, la verdad es que tienes mucha razón, la decepción pasa y seguimos siendo personas sensibles y felices tal como somos sin ningún arrepentimiento.

Un enorme abrazo.

Alfa Fon-Amor dijo...

Un gran abrazo amiga.

Bego dijo...

Gracias Alfa.
Otro enorme para ti.

Vuestros lugares.


contador blog