RSS

jueves, 4 de septiembre de 2008

Mis amigas las letras.

Nunca podremos llegar a descubrir el valor que tienen estas pequeñas figurillas, que aprendemos desde niños y que letras-de-madeira mueven nuestra vida: nuestras relaciones, nuestro trabajo; todo lo que nos rodea se compone de letras que van formando los cimientos de nuestro existir. Por eso cada una de ellas tiene su importancia y cada una de ellas nos enseña o recuerda algo importante. ¡Qué alegría sentimos cuando el niño dice una por primera vez! ¡Qué afortunada he sido por la gracia de poder enseñar a combinarlas con corrección a muchas personas! He aquí lo que hoy me pide cada letra:

Ama siempre, pon amor en las cosas, trata a las personas de forma amistosa y amable, obtendrás una forma de vida más plena y feliz.

Busca a Dios en cada momento, en cada situación, en las dudas, en la alegría, así vas a empezar a construir un mundo mejor, porque descubrirás que esa búsqueda es el motor de tu vida.

Confía, ¡realmente hay tantos espacios de confianza que a veces no sabemos descubrir! Confía en Dios, confía en los demás, en tus amigos, aunque a veces no logres entender por qué actúan de determinada manera; sobre todo confía en ti, eres digno de confianza, de este modo darás el primer paso para superar cualquier situación.

Charla amigablemente cuando tengas la ocasión, no busques situaciones especiales, da a cualquiera la oportunidad de conocerte, porque muchas veces de lo imprevisible surgen momentos inolvidables.

Discute, pero sólo si es necesario y cuando lo hagas, hazlo, no con la intención de imponer tu criterio, sino con la esperanza de buscar la verdad. Trata de no discutir con violencia o agresividad y al final, siempre acepta y perdona si no ha salido como tú querías.

Espera, no te impacientes, cada día tiene su afán. No quemes etapas, aprende a descubrir que cada momento de la vida es apasionante, aunque a veces no lo veas, todo llegará.

Facilita las cosas, ¡cuántas veces nos quejamos de las complicaciones! No te enrolles en “cosillas”, eso sí, acelera hasta el fondo cuando se trate de algo importante, como defender tu fe, luchar por aquel que te necesita o implicarte en favorecer la paz y la justicia.

Juega siempre que puedas con los niños, porque viendo su mirada inocente, cogiendo sus manitas, compartiendo sus sonrisas, sentirás más pureza en tu corazón.

Libérate de todo aquello que crees que te está impidiendo ser mejor. No dejes que en ocasiones difíciles la culpa o el sentimiento de que los demás son los causantes de tu situación entorpezcan tu camino y diminuyan tus ganas de vivir.

Llora, hemos oído muchas veces que es bueno, pero a veces lo necesitamos, porque así limpiamos nuestra mirada. Eso sí, no dejes que la tristeza se instaure en tu corazón, porque será más difícil secar esas lágrimas.

Muéstrate tal cual eres, no caigas en la tentación de las apariencias. Nada ni nadie puede hacer que finjas lo que no eres, porque al final tu insatisfacción será demasiado grande. Conócete y date a conocer desde la verdad, porque sólo así verás como tu identidad va creciendo y te sentirás feliz.

Nunca entres en peleas estériles, no critiques, trata de salvar en vez de condenar y si te resulta muy difícil, simplemente calla, hablarás de esa manera más claro y más fuerte.

Ofrécele al Señor cada momento de felicidad, cada momento de pesar, tus dificultades y tus gozos, que siempre sea una ofrenda generosa, porque está claro que recibirás el ciento por uno.

Perdona, aunque el dolor sea grande, aunque no comprendas, recuerda que el Padre siempre te perdona, y que esa es una de las experiencias más liberadoras. No olvides perdonarte a ti mismo, es algo que muchas veces no ponemos en práctica y nos conduce por una vida de abismo y culpabilidad.

Quita importancia a las cosas que no la tienen. No hagas de un grano de arena una montaña y procura que tus relaciones sirvan para construir y no para destruir.

Ríe sin parar siempre que puedas: con tus amigos, con las cosas sencillas. Ensancha tu corazón, e incluso aprende a reírte de ti mismo, quitarás mucho dramatismo innecesario a tu vida.

Saca a la luz lo mejor de ti, no ocultes tus valores, tampoco hagas un alarde innecesario de ellos. Echa una mano siempre que puedas y no te lamentes de lo que los otros no hacen, tú sólo eres responsable de ti.

Trata bien a los otros, trata bien las cosas, sé educado, porque la educación es una de las mejores puertas para llegar a la bondad.

Unifícate, no te disperses en situaciones y pensamientos absurdos. Trata de vivir la realidad tal como viene y afronta la dificultad sin lamentarte, porque así poco a poco irás creciendo en fortaleza.

Vive a tope siempre que puedas, no te pongas límites. Desarrolla tu creatividad, porque seguramente siempre puedes dar más de lo que crees.

X, no me resulta fácil encontrar una palabra que empiece por x, sin embargo, qué problemas de ortografía, de matemáticas… la x es duda, es incógnita; y por eso no empieces a vivir el futuro antes de tiempo, no sufras innecesariamente por lo que no conoces, y en caso de que sigan las dudas, no es difícil: abandónate a la Providencia.

Y busca la felicidad, no te dejes abandonar a la desesperanza. No estás solo en el camino, aunque a veces hayas sentido el desconsuelo de la soledad profunda, al fin y al cabo allí has encontrado tu fuerza y tu esperanza.

Zambúllete y sumérgete en las manos de Dios, podrás así navegar por un mar en calma y podrás afrontar la tormenta desde su consuelo y fortaleza.


Autora: Ana Jus

8 comentarios:

helena dijo...

Que mareavilloso lo que haz escrito,yo hoy encuentro en las letras un medio para desahogarme,me hacía falta,que bonito es tu blog,me encanta!

Bego dijo...

Gracias por visitarlo, a mi con las letras me ha pasado lo mismo que a ti.

Lobita Esteparia dijo...

Precioso paseo por el vocabulario, me ha encantado. te felicito. Un beso.

Ego dijo...

Me rindo, reniego de lo claro,
lo normal, lo corriente, lo vulgar,
reniego de juergas y botelleos,
cachondeos muy propios de mi edad.
Reniego de la lógica incoherente
y de la ciencia pura y radical,
reniego de seguir masas de gente
que me den “apoyo generacional”.
Y me aferro al amor, a lo demente,
al grito de esperanza y humildad,
y sigo con ahínco lo indecente
si se hace por amor y por bondad.
Y practico animismo y religiones
que la cordura no podría aceptar,
y me invento el final de las canciones
por encima del bien… también del mal.
Y hago cosas, y engendro experimentos
desde la cuna resignados a
letargos de incoherencia y sentimientos
que de mis libros nunca saldrán.
Y amo a un recuerdo antiguo que me duele
y al que no quiero a veces recordar,
y consuelo al amor, porque no puede
pasar de todo por querer triunfar.
Y enloquezco, ¿qué pasa, te molesta?
Me creo que a la gente no hago mal,
y disfruto con ellos en las fiestas
disfrazada de niña muy normal.

Bego dijo...

Nunca había leído esta definición, hoy quiero compartirla con quien quiera leerla.


La conjuración de las palabras
de Benito Pérez Galdós.

Érase un gran edificio llamado Diccionario de la Lengua Castellana, de tamaño tan colosal y fuera de medida, que, al decir de los cronistas, ocupaba casi la cuarta parte de una mesa, de estas que, destinadas a varios usos, vemos en las casas de los hombres. Si hemos de creer a un viejo documento hallado en viejísimo pupitre, cuando ponían al tal edificio en el estante de su dueto, la tabla que lo sostenía amenazaba desplomarse, con detrimento de todo lo que había en ella. Formábanlo dos anchos murallones de cartón, forrados en piel de becerro jaspeado, y en la fachada, que era también de cuero, se veía, un ancho cartel con doradas letras, que decían al mundo y a la posteridad el nombre, y significación de aquel gran monumento.

Por dentro era mi laberinto tan maravilloso, que ni el mismo de Creta se le igualara. Dividíanlo hasta seiscientas paredes de papel con sus números llamados páginas. Cada espacio estaba subdividido en tres corredores o crujías muy grandes, y en estas crujías se hallaban innumerables celdas, ocupadas por los ochocientos o novecientos mil seres que en aquel vastísimo recinto tenían su habitación. Estos seres se llamaban palabras.

Peregrina dijo...

No solo es importante el conocimiento de las palabras, si no el uso que de ellas hacemos. Te expresas de maravilla, ya quisiera yo poder hacerlo.

Me encanta tu blog y tus pensamientos, creo que tenemos bastante en común.

Gracias por visitar mi blog, a partir de ahora, y según lo que el tiempo me permita, yo pasaré a ser una de las asiduas del tuyo.

Besitos.

Bego dijo...

Por lo que he leído en el tuyo creo que si, que tenemos pensamientos parecidos.

No creas que me se expresar tan bien, aunque lo intento, cosas de las que publico en mi blog no son creadas por mi, algunas son encontradas en otros sitios y que me gusta compartir con quien entra en mi blog.

Son lecturas que pueden en ocasiones ayudarnos a reflexionar, por eso me gusta publicarlas.

Gracias a ti también por la visita y el comentario, yo pasaré por el tuyo de vez en cuando.

Nieves Hidalgo dijo...

Siempre es un gusto leer lo que escribes en tu blog, pero la lectura de "Mis amigas las letras" me ha gustado especialmente.

Un beso.

Vuestros lugares.


contador blog