RSS

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Vive de acuerdo a tus valores.

Es el momento propicio para recordar verdades sencillas, pues sólo con la puesta en práctica de algunas de ellas podremos participar de la restauración de la paz, la armonía y la prosperidad en nuestro mundo.

Contaremos siempre con el apoyo y la guía de la Divinidad, pero el trabajo habrá que hacerlo con responsabilidad, valor, determinación, convencimiento y perseverancia. Así que no te canses, no abandones, no te desanimes, no pienses ni por un instante siquiera que no tiene sentido mantenerte en tu esfuerzo de vivir la diferencia.

Para ser íntegros, tenemos que iniciar una búsqueda interior, que nos permita descubrir, resaltar y hacer uso de nuestros valores y cualidades esenciales.
Es importante que podamos manifestarlos a través de nuestro comportamiento cotidiano, y convertirnos en el reflejo de lo que creemos.
Comienza por sonreír y perdonar, para que puedas dar sin esperar recompensa alguna. Conviértete en un instrumento pacificador, comparte frases de reconocimiento, detalles, gestos y palabras amables, para conciliar, para sembrar paz y estimular al mundo a vivir con compasión, conciencia, responsabilidad, solidaridad y libertad.

Conoce tus valores.
Ser íntegro significa vivir a través de tus valores esenciales, sin permitir que nada ni nadie te confunda, y haga perder el norte y el sentido de tu vida. Esto se logra cuando conocemos nuestros valores y asumimos el compromiso de respetarlos.

Crea hábitos positivos.
Comienza por rescatar e incorporar a tu vida cotidiana la amabilidad y la cortesía. Proponte realizar un par de actos bondadosos que suavicen la vida de otra persona, y recuerda que lo más importante es que actúes por convicción, sin esperar recibir recompensa alguna. Al principio te será difícil, pero pronto lo convertirás en un hábito.

Sé constante.
Si te equivocas, lo importante será que puedas reconocerlo y hacer cuanto sea necesario para corregirlo. Continúa con tu trabajo de crecimiento personal, aun cuando nadie te reconozca. Persevera en el esfuerzo de ser cada día mejor persona.

Predica con el ejemplo.
No le pidas a otros, en especial a tus hijos, que hagan lo que tú no estás dispuesto a hacer. Con tu ejemplo y actuación puedes hacer la diferencia y convertirte en un instrumento que siembre esperanza, confianza, tolerancia y paz. Recuerda que ningún esfuerzo positivo y desinteresado se pierde.

Sé coherente.
Es muy importante que procures, en todo momento, ser auténtico y coherente con todo lo que crees y les sugieres a los demás. Tus valores no pueden cambiar de acuerdo a las circunstancias, a los intereses o a las personas que te rodeen. ¡Debe haber coherencia entre lo que crees y lo que hagas!

No seas conveniente.
Hay personas que actúan sólo por interés, y de acuerdo a la ocasión, asumiendo actitudes y comportamientos que no son de ellos. En la vida, no hay matices, eres o no. Vale la pena quitarte la careta y comenzar a ser honesto contigo mismo y con los demás. Ser buenos y limpios de corazón paga recompensas maravillosas.

15 comentarios:

Bego dijo...

Yo reconozco no haber sido capaz de realizar alguna de estas cosas y creía que si llegaba el momento lo haría, pero no,no supe.
Mi propósio ahora, es, el de no volver a equivocarme, al menos no en lo mismo.
Me quedo con la parte buena de la situación, que ha sido la de darme una sacudida y conocerme un poquito más y subir un escalón en mi interior.

Saludos.

Lobita Esteparia dijo...

Querida Bego, que bueno leerte y repasar las cosas verdaderamente importantes...gracias.

..NaNy.. dijo...

Hola como me gusta lo que as escrito con las manos para recivir pero sobre todo para dar me gustan las que tienen los corazones.Saludos

Nataly dijo...

Bego te deje un premio en mi blog especial!!!
te mando besos y recuerda bien esto..nunca es tarde para empezar!

Bego dijo...

Muchas gracias Nataly, es un placer recibir tu premio.

Gracias también por tu consejo.

Besos.

carlos dijo...

Pues si todos estos valores que parecen tan sencillos y debían ser nuestro pan de cada día al final resultan muy dificiles de llevar a la practica en este mundo egoista que vivimos, todos tenemos que poner nuestro granito de arena aunque cueste trabajo y seguro que algun dia se consigue un mundo más justo.

SOL dijo...

Gracias por tan bello post!!! Por recordarme que cada dia debo recordarlo y ponerlo en práctica!!! Besos llenos de luz!!!

MAYTE dijo...

Precioso post, si todos lo pusieramos en practica el mundo seria distinto.

besos

Rossy dijo...

Me gusta mucho eso de "quitarse la careta". Solo desde nuestra propia honestidad podemos relacionarnos con ls demás, en todos los ámbitos.

Besos, mi Bego!

DORAMAS dijo...

Hola, me gusta tu blog y lo he puesto en mi lista.
www.grancanaria-doramas.blogspot.com
Un saludo
Doramas.

Hache XX dijo...

Si cada persona, fuese capaz de cumplir, sólamente una de esas condiciones, seguro que este mundo sería mejor.
Besos.

Xochitl.. dijo...

Como dicen "el cambio empieza por nosotros mismos", y estoy totalmente de acuerdo de acuerdo que hay que predicar con el ejemplo, sobre todo a las que tenemos hijos. No podemos exigirles algo y hacer otra cosas distinta.
Me encantó la reflexión.
Un abrazo y buen fin de semana

S a N d R a dijo...

Muchas gracias, de vez en cuando todos necesitamos recordar estas palabras para recordarnos quienes somos. A veces nos dejamos llevar por las situaciones y las personas y acabamos por olvidar lo que somos y como somos.

Güisy Pérez-Cuadrado Señoráns dijo...

Buenos consejos guiados de acertados valores. Me gusta. Siempre aprendo algo leyendo en los Blogs. Gracias por tu comentario.
Saludos. Güisy

Juan dijo...

Bego

Has escrito un verdadero catálogo para vivir feliz, siendo honestos con nosotros mismos y con los demás.

Si profundizamos encontraremos todos los valores que están en nosotros, luego el camino se tornará más fácil y placentero.

Un abrazo afectuoso.

Juan Antonio

Vuestros lugares.


contador blog